Retención de orina

En las memorias médicas de 1848 encontramos el caso de un labrador de 64 años de edad,
que comenzó a sentir dolores en la zona baja del abdomen con problemas para evacuar
la orina (iscuria). El hombre tomó una primera serie de baños con las que comenzó a
evacuar orina gracias a lo que sintió gran alivio aunque sin curarse totalmente. Al cabo
de los meses acudió de nuevo a hacer uso de las aguas Las Caldas de Partovia tomando
18 baños a 28 ºC de 35 minutos. Estos baños junto con el apoyo de otras técnicas,
tuvieron como resultado la cura total de su enfermedad.